LAS 5 CARACTERÍSTICAS DE UNA EMPRESA RESILIENTE

Publicado el

Etimológicamente la palabra resiliente se deriva del latín “resilio” que significa rebotar, volver hacia atrás; y llevándolo al ámbito empresarial, diremos que es la capacidad que tienen las empresas para sobreponerse a las adversidades, hacer que los problemas reboten para que no existan afectaciones de importancia que puedan poner en peligro la marcha del negocio.

Alguna vez nos hemos preguntado qué tan vulnerable es nuestra compañía a cambios abruptos en los mercados, al adaptarnos a nuevas tecnologías, a qué pasaría si perdemos nuestra posición competitiva en el mercado, a eventos disruptivos que pongan en peligro la situación financiera de la empresa y si estamos preparados para aguantar éste tipo de impactos para que tengan efectos mínimos en la rentabilidad de la organización.

Por ello es conveniente revisar si nuestra compañía reúne los elementos y herramientas necesarias para enfrentar las contingencias que se puedan ir presentando, superarlas, aprender de ellas y ser mejores después de haber librado el riesgo al que se tuvo que enfrentar la empresa. Para saber si una empresa es resiliente, primero debemos conocer cuáles son las características que las definen y que a continuación presento:

  1. Capacidad de aprendizaje

Las empresas resilientes tienen la capacidad de aprender en cualquier situación y entorno que se le presente, hacen las mejoras que consideren necesarias y empiezan a tener un desempeño impecable para conseguir la rentabilidad requerida. Las empresas resilientes pueden aparecer y desaparecer en un período corto de tiempo con diversas estructuras hasta que se produzca la mejor y de ahí empezar a desarrollarse para tener únicamente crecimiento.

  1. Diversifican sus productos

La innovación es la base de las empresas resilientes, pues saben identificar el momento oportuno para adicionar productos o líneas nuevas de negocio a las ya existentes, por lo que alientan la creatividad en los equipos de trabajo para que siempre surjan nuevas ideas que ayuden al desarrollo de la organización. Sobre todo en este mundo lleno de avances tecnológicos no nos podemos quedar como Kodak, que no tomó las medidas necesarias para implementar un cambio a la era digital.

  1. Son flexibles

La improvisación es una de las armas de la resiliencia, debido a que van haciendo ajustes conforme a las diversas situaciones que se puedan ir presentando en el transcurso del tiempo. Hay que ser más prácticos ante los cambios que se van originando y no tomarnos mucho tiempo en hacer esos ajustes que pueden ser la diferencia entre ser exitosos o tener más fracasos.

  1. Transforman el entorno

Cuando una empresa cae en un bache porque las ventas han ido a la baja, el impacto fiscal afecta el flujo de efectivo o simple y sencillamente porque la situación económica global está afectando la operación del negocio, es ahí donde tiene que salir la resiliencia empresarial para cambiar su entorno y buscar oportunidades de negocio donde nadie más puede verlas. La clave de sobrevivir a las adversidades es precisamente ser el motor de cambio para qué cuando hayamos caído nos levantemos, nos recuperemos y mejoremos las condiciones financieras hasta antes de la caída.

  1. 5. Contratan a personas resilientes

Las compañías que están teniendo éxito en los diferentes mercados, es porqué le están apostando a la contratación de personas que se comprometen con el entorno, aquellas que son capaces de controlar sus emociones, las que se adaptan fácilmente a los cambios, que han viajado a otros países, que tienen una formación cultural arriba del promedio y esto hace que sean poco vulnerables a la constante presión y estrés que se vive en las empresas y por lo tanto son más atrevidos en lo que hacen, pues el riesgo no es un factor que pueda detener su ímpetu de superación.

Estamos pasando por una época donde las cosas cada vez son más complicadas a la hora de querer ser más competitivos que nuestros adversarios y hay empresas que lo único que pueden hacer es resistir ante esos embates que pueden poner en serios aprietos a las empresas y ahí es donde toma una enorme importancia el ser resilientes, donde sobrevivir no es la única opción de las empresas, hay que aguantar y esquivar los disparos, aprender de las malas experiencias, anticiparnos a las tendencias y sólo así lograremos salir fortalecidos y con una capacidad enorme para crecer de manera sostenida.

Fuente: http://www.merca20.com